5 errores que cometen los principiantes en The Elder Scrolls: Legends y cómo corregirlos

The Elder Scrolls: Legends es un juego de pericia, estrategia, ingenio y un poco de suerte. Afortunadamente, eso significa que cualquier oportunidad de cometer un simple error o sufrir un contratiempo es también una oportunidad para aprender, crecer y jugar todavía mejor.

Por vuestro bien, y para ahorrarnos parte del rollo de "aprender de vuestras equivocaciones", os mostramos cinco errores comunes que los recién llegados (y algún que otro jugador con experiencia) podrían ser propensos a cometer y qué podéis hacer para remediarlo y evitar esas malas costumbres.

Aunque algunos de estos consejos se pueden extrapolar a los juegos de cartas en general, otros son solo aplicables a The Elder Scrolls: Legends y sus funcionalidades excepcionales, como...

Romper runas de forma precipitada

Con demasiada frecuencia, los jugadores impacientes jugarán su mano en cuanto comience el turno, antes de pasar al ataque. Después de todo, ¿qué hay de malo en desarrollar vuestro tablero si vuestro rival no puede reaccionar durante vuestro turno?

Pues bien, con el sistema de runas de The Elder Scrolls: Legends, los jugadores pueden robar automáticamente una carta gratuita (e incluso ponerla en juego) una vez que pierden una cantidad de vida preestablecida, y vuestro rival puede hacer exactamente lo mismo si no tenéis cuidado.

TESL RunesA

Las cartas de Profecía, que se pueden jugar al instante de forma gratuita si se roban mediante la ruptura de una runa, permitirán a vuestro rival llevar a cabo una jugada inesperada en mitad de vuestro turno, ya sea poner en juego una simple criatura con Guardia para bloquear vuestro próximo golpe o eliminar por completo la mayor amenaza que planteéis.

Así pues, para impedir que el rematador que acabáis de jugar sea alcanzado por una Jabalina penetrante de emergencia, adoptad la costumbre de atacar primero. Obviamente, algunas cartas funcionan mejor antes del ataque (como Fervor divino para mejorar vuestras criaturas, o Sacerdote del Pantano para silenciar a una criatura con Guardia que se interponga en vuestro camino sin que podáis superarla), pero generalmente es mejor dejar a vuestro rival con el menor número de objetivos posible, por si de repente jugara una Profecía.

Dejar de mirar el "reloj"

La pregunta de "¿Quién va ganando?" es engañosa en The Elder Scrolls: Legends. La comparación de las cantidades totales de salud parece una forma directa de averiguar quién lleva la delantera, pero otros factores, como la presencia en el tablero, el tamaño de la mano y las runas restantes pueden cambiar las tornas en un instante.

Por esta razón, es importante que los jugadores más nuevos aprendan la métrica del "reloj". A grandes rasgos, el reloj es el número de turnos necesarios para derrotar a un jugador. (Por ejemplo, si podéis infligir de forma continua 5 de daño contra un rival con 15 de salud, le colocaréis en un reloj de tres turnos).

TESL ClockA

En esencia, una partida de Legends es una carrera para reducir a cero la salud del rival, así que, a la hora de decidir cuál será vuestra siguiente jugada, resultará crucial ver quién "lleva la delantera". Tener más salud, la mejor mano y las criaturas más llamativas no valdrá para nada si vuestro rival puede acabar con vosotros en menos turnos, en especial si os reserva una explosión de daño sorpresa, como una criatura con Carga o un Relámpago en el último momento.

Jugar de forma irresponsable con el Anillo de magia

Empezar segundo en The Elder Scrolls: Legends puede parecer una derrota segura, pero gracias a un pequeño accesorio de joyería, podría ser una bendición oculta... Si se utiliza correctamente, claro está.

El Anillo de magia, que ofrece a los jugadores una mejora de 1 de magia una vez por turno, compensa el hecho de jugar un turno por detrás del rival. Sin embargo, debido al número limitado de veces que puede usarse, esta poderosa baratija podría agotarse antes de alcanzar todo su potencial.

TESL RingA

Al comienzo, los jugadores podrían verse tentados a usar el anillo inmediatamente para mantenerse a la par con las jugadas del rival. Aunque poner en juego cartas un turno antes es emocionante, si en el turno siguiente no podéis seguir el ritmo con nada más, solo será una pérdida de magia adicional.

Ahora bien, eso no tiene por qué significar que debáis reservar el anillo para más tarde. Por el contrario, el secreto reside en encontrar un término medio y usar el Anillo de magia para mantener el ritmo, haciendo todo lo posible para jugar una carta por turno y seguir el paso de vuestro contrincante.

Esta estrategia es especialmente útil si vuestra mano al comienzo de la partida deja mucho que desear. ¿Tenéis dos criaturas de coste 3 con las que comenzar? Considerad la opción de usar el anillo en vuestro segundo turno para sacar una de ellas y reservar la otra para el turno siguiente. La verdadera fuerza del anillo reside en aplicar una presión constante sobre vuestro rival, no estallidos inesperados. Además, ¿sabíais que realza vuestro color de ojos?

Descuidar la calle de campo

Las calles especiales ofrecen a The Elder Scrolls: Legends un nivel de profundidad adicional, al producir ventajas estratégicas que no solo se basan en lo que jugáis, sino también en dónde lo hacéis. En una partida "típica" de Legends hay dos calles principales, una normal a la izquierda sin reglas especiales, llamada calle de campo, y la escurridiza calle sombría a la derecha.

Las criaturas invocadas en la calle sombría (o desplazadas a ella) obtendrán Cobertura de inmediato, lo que impedirá que sean atacadas durante un turno. Los jugadores pueden sentir la tentación de invocar sus criaturas en la calle sombría para obtener la protección extra, pero es importante que no se obsesionen con esa única calle.

TESL LanesA

Aunque ciertas criaturas se beneficiarán en gran medida al ocultarse a plena vista, como aquellas que tengan el rasgo Hurto o Letal, controlar la calle de campo ofrece una ventaja enorme. Sin algo de Cobertura para proteger a vuestras criaturas recién invocadas antes de que puedan atacar, podría ser difícil recuperar la calle de campo en comparación con su gemela.

Necesitaréis practicar la lucha por el control de ambas calles, pero las criaturas con habilidades como Carga o Guardia, que no se benefician de la calle sombría, hacen que sea más un poco más fácil luchar en dos frentes. Emparejadlas con ciertas cartas que mueven criaturas entre calles, ¡e incluso podréis jugar en ambas!

Acabar con la curva

A veces se producen contratiempos antes de que la partida comience siquiera. Un mazo puede enfrentarse a aguas agitadas desde el principio, tanto si se ha fabricado directamente a partir de vuestra colección de cartas como si se ha escogido sobre la marcha en la Arena, en el caso de que su curva de magia no funcione.

¿Qué es la "curva"? En muchos juegos de cartas, la curva se refiere a una estrategia para la construcción de mazos en la que un mazo optimizado tendrá más probabilidades de tener en la mano una carta determinada de cierto coste cuando el jugador tenga recursos suficientes para ponerla en juego.

En Legends, estar en una "curva" significa que el mazo de un jugador podrá jugar de forma fiable una carta de coste 1 en el turno 1, una carta de coste 2 en el turno 2, y así sucesivamente. La mejor forma de lograr una buena curva es consultar el gráfico de "coste de magia" al construir un mazo.

TESL CurveA

En términos generales, al principio querréis disponer de más cartas de coste bajo, cuando la magia escasea y no habéis robado muchas cartas aún. A partir de ahí, añadid cada vez menos espacios de coste alto hasta que se forme una pendiente o curva gradual en el gráfico.

Cuando los jugadores pierden de vista el coste de magia, es más probable que roben de su mazo la carta equivocada en el momento equivocado. Un exceso de cartas de coste bajo no servirá para seguir el ritmo de las criaturas más grandes del rival cuando la partida esté más avanzada, mientras que tener demasiadas cartas de coste alto al principio podría causar que no tuvierais nada que poner en juego durante varios turnos seguidos. Por decirlo en pocas palabras: necesitaréis un equilibro entre cartas buenas que jugar al principio, a mitad y al final de una partida.

Por supuesto, siempre aparecerán elementos al azar que proporcionarán a Legends sus grandes momentos, sus movimientos estratégicos y sus emocionantes remontadas, y los diversos estilos de juego necesitarán diferentes clases de curvas, pero no hay nada de malo en poner un poco de esfuerzo adicional para convencer a la diosa Fortuna de que os ayude en lugar de perjudicaros.