Guía de iniciación al combate

The Elder Scrolls: Legends supone una vuelta de tuerca única a los tradicionales juegos de cartas digitales. Además de ser trepidante y accesible, Legends ofrece una gran profundidad que los jugadores experimentados podrán explorar. Pero antes de sumergirnos en los matices estratégicos de la construcción de mazos o en la innovadora configuración de doble calle, empecemos por lo básico: cómo jugar una partida.

Criaturas

Como podéis imaginar, las criaturas son el alma de The Elder Scrolls: Legends. Cada criatura posee un valor de ataque y otro de defensa. Estos son los factores más relevantes en combate. Cuando una criatura ataca a otra, sus estadísticas de ataque y defensa se comparan. Por ejemplo, pongamos que tengo una criatura con un valor de ataque de 4, y la uso para atacar a una de las vuestras con un valor de defensa de 3. Cuando esto ocurra, vuestra criatura morirá y abandonará la espiral de muerte digital que es este juego (una auténtica desgracia... para vosotros, claro está). ¡Pero no todo está perdido! Vuestra criatura también atacará el valor de defensa de la mía, y si el valor de ataque de vuestra criatura es lo bastante alto, la mía también morirá. Si no, debilitaréis a una de mis criaturas, y tal vez acabéis con ella en los siguientes turnos.

Sin embargo, las criaturas de Legends no solo sirven para atacar a otras criaturas. También pueden atacar directamente al rival, siempre y cuando no haya criaturas con Guardia en su misma calle. Si una criatura tiene Guardia, todas las criaturas enemigas de su calle deberán atacarla antes de ir a por el jugador u otras cartas situadas en el tablero de juego. Profundizaremos en habilidades como Guardia en otra entrega. Conviene recordar que las criaturas normalmente no podrán atacar durante el turno en el que entran en juego; existe una excepción a esta norma, pero la explicaremos más adelante.

Habilidades

En The Elder Scrolls: Legends existen 12 habilidades distintas que una criatura puede tener. Algunas son efectos estáticos que persisten mientras la criatura vive, mientras que otras son efectos únicos que se activan en cierto momento. Dichas habilidades incluyen: Profecía, Perforación, Guardia, Regeneración, Carga, Custodia, Encadenar, Letal, Hurto, Último aliento, Invocación y Absorción. Las habilidades desempeñan un papel importante en la partida y en la construcción de mazos, pero ya profundizaremos sobre esto en otra entrega. Huelga decir que las habilidades pueden tener un gran impacto en el combate.

Calles

Si las criaturas son las piezas de ajedrez de Legends, las calles son las casillas del tablero. Todas las partidas competitivas y casi todas las de campaña se libran en tableros de dos calles. Puedes desplegar las criaturas en la calle que elijas, pero solo podrán atacar a las criaturas enemigas de la calle en la que se encuentren (a no ser que se indique lo contrario). Esto dota al juego de una gran profundidad. Si el rival cuenta con un monstruo enorme en la calle derecha que matará a cualquier criatura que despleguéis, podéis colocar vuestra criatura en la calle izquierda y evitarlo hasta que por fin podáis ocuparos de él. Si sabéis que el rival posee un hechizo que infligirá daño a todas las criaturas de una sola calle, dispersad a vuestras fuerzas para reducir el daño sufrido. Aunque las criaturas no pueden sufrir ataques directos de otra criatura fuera de su calle, pueden verse afectadas por las Invocaciones especiales de otra criatura. Si colocas a un Sirviente de la ceniza en una calle, podrás usar su Invocación para causar 2 de daño a cualquier criatura del tablero, aunque tenga Cobertura.

Algunas calles poseen propiedades que quedan patentes al principio de la partida. La más común es la calle "sombría", que hace que las criaturas colocadas en ella comiencen con el modificador Cobertura, por lo que no podrán ser atacadas durante un turno completo tras entrar en juego.

Además de la calle normal, existen muchos tipos modificados de calles, en los cuales también profundizaremos en próximas entregas. Aun así, no debéis desdeñar el impacto que tienen en el combate. Cada uno de estos tipos modificados de calles afecta a la partida de una forma distinta.

¡Golpea mientras el hierro esté caliente!

El combate es la esencia de The Elder Scrolls: Legends. Con el tiempo aprenderéis los pormenores del sistema único de combate del juego, además de cómo sacarles partido.

La iniciativa es un concepto clave que debéis aprender. Cuando tengáis ventaja en el tablero (es decir, cuando tengáis más criaturas en juego que vuestro rival y gocéis de una posición más ventajosa) llevaréis la iniciativa. Lo mejor en estos casos, aunque no tiene por qué ser siempre así, es atacar al rival directamente en lugar de ir a por sus criaturas. Es lo más recomendable porque lo normal es que las criaturas del rival contraataquen en su turno y maten a vuestras criaturas para reducir los daños. En resumen, haced que ellos se ocupen de vuestras criaturas mientras que vosotros atacáis directamente al rival.

 

En Legends podéis encontrar muchas situaciones ventajosas como esta. Pronto compartiremos muchos más consejos y tácticas, ¡así que permaneced atentos a los próximos artículos de estrategia!